¿Podemos imponer formas de trabajo?

shutterstock_71358052La MLS puede ser la gran herramienta de autorregulación en nuestro sector. Si una mayoría de los profesionales en una zona nos ponemos de acuerdo en formar una MLS, las ventajas que ello traerá a compradores y vendedores serán tales que pronto lo impondrán ellos mismos a todos los profesionales que pretendan venderles sus sevicios. Pronto será prácticamente imposible trabajar fuera de un sistema de cooperación en el que trabaje la inmensa mayoría de los profesionales de una zona.

Naturalmente, eso supondrá PODER. Si los profesionales podemos decidir quien puede utilizar o no utilizar esa herramienta imprescindible, tendremos de hecho la llave del ejercicio profesional: usted puede ejercer esa actividad en teoría, pero en la práctica no puede si no tiene mi autorización para usar esa herramienta. Naturalmente, a la autoridad de la administración que regule la libertad de mercado se le van a poner los pelos como escarpias: de pronto un conjunto de actores del mercado pueden ponerse de acuerdo para permitir o impedir el acceso "de facto" al mercado en función de cosas como los honorarios que cobren, si trabajan o no en exclusiva, si aceptan unos precios u otros, si utilizan un tipo de contrato o el otro… ¡¡¡Como escarpias!!!

Nuestra sociedad se basa en la libertad, y nuestra economía se basa en la libertad de mercado. Se supone que el libre juego de la oferta y la demanda lleva a un equilibrio perfecto de forma natural. La competencia entre los actores es la garantía de que los derechos de los consumidores queden protegidos. Los acuerdos entre ciertos actores para fijar honorarios, precios, condiciones de trabajo… son palos en las ruedas de la libre interacción entre oferta y demanda, de la libertad de mercado… son prácticas mafiosas que mantioenen rehenes a los derechos del consumidor e impiden una sana evolución de los serv icos, los mercados, las profesiones… hacia un supuesto futuro perfecto defendido por el liberalismo.

Sin entrar más en todo esto, es posible que hoy pueda colar, pero no creo que en un futuro nos permitan un control muy grosero por esta vía. Debemos encontrar ese punto medio que nos permita unificar formas de trabajo, lo suficiente como para poder cooperar, pero sin excesos que nos saquen en los papeles bajo una pésima luz.

¿Debemos hoy imponer honorarios mínimos?

¿Podemos obligar a que la gente trabaje en exclusiva?

¿Podemos controlar que los precios a los que se capte sean sensatos?

¿Podemos cooperar sin asegurarnos de que los honorarios sean aceptables, si se capta sin exclusiva, si los precios están claramente fuera de mercado?

¿Podemos dejar pasar esta gran oportunidad de impulsar a nuestro colectivo hacia formas de trabajo que permitan un servicio serio y profesional?

Compartelo!

12 comments for “¿Podemos imponer formas de trabajo?

  1. 10 marzo 2014 at 15:03

    Totalmente de acuerdo.

  2. Ruth Blanco
    11 marzo 2014 at 11:48

          Estoy totalmente de acuerdo con que no se pueden o no se deben "imponer" formas de trabajo, de hecho a mi no me gustaría que me las impusieran. Pero otra cosa muy distinta es como se trabaja dentro de una MLS o de una Asociación. Desde mi punto de vista estas entidades se constituyen con unos fines concretos y persiguen unos objetivos definidos que entiendo que quien quiera formar parte de ellas deberían aceptar y cumplir y si no tienen intención de hacerlo, no tiene sentido que se unan a dichas organizaciones, puesto que es totalmente voluntario. Formar parte de cualquier "club privado" requiere aceptar unas normas y reglas de juego, pues lo mismo sucede dentro de las MLS, de otra forma creo que sería difícil su permanencia. Pero por encima de cualquier norma o imposición, lo que creo que es imprescindible es el compromiso de cada miembro. Sin compromiso es muy difícil que algo perdure y mucho menos que crezca y se consolide.

            En los últimos años el mundo inmobiliario español está cambiando. Los cambios siempre asustan, unos más y otros menos, pero salir de nuestra zona de confort siempre requiere de un esfuerzo.

           He observado que en todos los eventos, congresos, foros, cursos etc. en los que he tenido el privilegio de poder asistir, absolutamente en todos, el denominador común es: "vayamos hacia la excelencia, demos cada día un mejor servicio, alejémonos de la imagen triste que tienen los clientes de los agentes inmobiliarios, demostrémosles que somos auténticos profesionales y que nos preocupamos por sus intereses tanto o más que por los nuestros…" y un largo etcétera que va por el mismo camino y me pregunto ¿es esto malo? ¿Poner en práctica alguna de estas cosas que estamos oyendo durante los últimos años puede perjudicarnos en algo?.

            Desde que los vientos inmobiliarios vuelan en esta dirección, estoy encantada y orgullosa de ser Agente Inmobiliario y por fin estoy empezando a recuperar la autoestima que tenía perdida y que dicho de paso creo que es el principal problema que tenemos en el sector. La falta de autoestima nos ha llevado a no atrevernos a decir NO, a aceptar cualquier vivienda en cualquier precio, condiciones o circunstancias, a que sean los clientes los que dirijan la política de nuestras empresas y se permitan decirnos como tenemos que trabajar, cuando podemos llevar visitas, en qué condiciones estarán las viviendas y el colmo, qué honorarios debemos cobrar.

           Para mí todo esto está se ha acabado gracias a lo que he aprendido de todos vosotros y a tomar la decisión de cambiar la forma de trabajar en mi empresa y fundamentalmente decidir reducir mi cartera y gestionar sólo viviendas en exclusiva. De esta forna puedo dar el servicio que creo que debo dar y puedo permitirme el lujo de trabajar sólo con propietarios que quieren trabajar conmigo, que entienden y aceptan lo que les estoy explicando y que lo respetan y por tanto me entregan su confianza. 

           Por todo esto creo que no se debe imponer nada pero sí se puede buscar un grupo de iguales, que tengan ganas de buscar la excelencia y juntos comprometernos a conseguirlo, a ir más lejos y en este caso no creo que sea planteable si hay que trabajar en exclusiva o si debemos solicitar unos honorarios dignos; estas son cuestiones que están en el ADN de poder dar el servicio excelente que queremos.

          El problema que percibo a mi alrededor, es que en las MLS que conozco hay al menos dos velocidades. Personas comprometidas con el proyecto que salen de su zona de confort y avanzan para hacerlo cada día mejor y otras que se suben al carro sin aportar nada, exclusivamente esperando que la MLS les solucione sus problemas y que como por desgracia no lo hace, son un hervidero de críticas y de negatividad.

          Como decía Antony Robbins: si quieres ser excelente, busca a alguien que lo sea y "modela" todas sus acciones. Sal de tu zona de confort y únete a un grupo de iguales que te obliguen a esforzarte, a crecer a ir cada día un paso más lejos…" Con los conformistas, con los que no quieren cambiar nada, con los que no quieren arriesgar nada, a los que no les importa si hay una forma mejor de hacerlo, creo que con estos da igual si se quiere imponer algo o si se quiere consensuar, seguirán haciendo lo mismo.

          Por todo ello, soy una absoluta defensora de que trabajar en exclusiva nos hace mejores profesionales, porque podemos dar mucho más pero también nos obliga a mas. Defender unos honorarios dignos no debería ser cuestionable. ¿Conocéis a algún profesional de renombre que permita que tu le marque sus honorarios?. Estamos en un momento muy interesante, se ha andado un camino largo pero nos queda mucho por hacer, pero lo que no deberíamos es dar pasos atrás sólo porque no todos siguen el ritmo.

            Lo que más me ha maravillado estos últimos años entre los compañeros que he conocido dentro del sector inmobiliario, es la enorme generosidad que han demostrado. Tenemos compañeros EXCELENTES que nos regalan permanentemente su sabiduría, sus experiencias, sus éxitos y sus fracasos intentando allanarnos el camino y aún así, muchos siguen diciendo que esto en su zona no sirve o que la gente allí es distinta.

             En fin, sólo me queda decir GRACIAS por los tirones y empujones que me habéis  dado, para sacarme  de mi zona de comodidad y enseñarme que hay otro sitio mejor en el que merece la pena estar y gracias por hacerme sentir parte de este equipo y de esta gran familia.

            Cuando un grupo de personas que tienen intereses comunes se juntan y toman decisiones en común, eso no debería considerarse una imposición para nadie sino que es un pacto de voluntades y si esas decisiones van acompañadas de compromiso sin duda podrá  lograrse lo que se propongan. Si posteriormente aparecen nuevos miembros que quieren beneficiarse de las ventajas de pertenecer a ese club, sin duda deberían aceptar la idiosincrasia del mismo y no intentar nada más entrar que el club y sus miembros se adapten a ellos en lugar de hacer lo contrario.

        Como final, no a las imposiciones, si a las convicciones.

     

     

  3. 11 marzo 2014 at 17:29

    Da gusto leer tus palabras Ruth, un poco de sensatez de quien ha entendido a la perfección qué es esto de las asociaciones locales de colaboración, del compromiso que supone pertenecer a ella aceptando sin trampas, ni dobles juegos los compromisos y buscando la excelencia por encima de todo. Ella en representación de AIBAIX e INMOCAT estará junto con representantes de asociaciones de toda España: ASISVEGA, ASOCIAS, ALIA, GICA CADIZ, MLS LEGANES, AGRUPACASA, AINMOMOSTOLES, ASIBI, UP BARCELONA, SIC VALENCIA, AFILIA y algunos más se darán cita el próximo 14 de marzo para tratar los aspectos elementales y básicos en la colaboración inmobiliaria. Estarán como testigos profesionales independientes, asociaciones y empresas inmobiliarias que darán testimonio de todo lo que se recoja en estos talleres de trabajo, imprescindible para los inmobiliarios que colaboran, que si no todos al menos habrá una buena representación. Para los que no puedan estar , se recogera unas conclusiones que se publicarán a través de FAI. Mas información en http://www.fai.org.es

  4. 11 marzo 2014 at 22:00

    Ruth me ha emocionado leerte. Impresionante comentario!

  5. Fernando Garcí­a Erviti
    12 marzo 2014 at 10:15

    La MLS no puede ser La Solución a Todos Nuestros Problemas. Es muy importante rodearte de la mejor gente, pero ¿estar en una MLS significa rodearte de toda la gente que está en la MLS? ¿implica una unión íntima con todos ellos? No necesariamente.

    Seguimos mezclando MLS, Asociación, y también Club de Prestigio. Deberíamos esforzarnos en clarificar los límites.

    Si en una MLS están solo la gente que solo trabaja en exclusiva y con unos honrarios determinados, lo normal será que haya otras entidades de colaboración que faciliten la cooperación de los profesionales de esa misma zona que trabajen ciertas cosas en exclusiva y otras en mandato abierto… ¿El que esté en una podrá estar en otra también…? ¿Podrá cooperar con otros agentes que no estén en su MLS?

    ¿Es bueno que haya varias MLSs en una misma zona? ¿Tiene sentido?

    Está claro que hay dos formas de trabajar totalmente diferentes. Hay una forma de trabajo tradicional y hay otra forma nueva, que Ruth ha expuesto de forma vibrante y luminosa. Estamos en un momento de transición, y querámoslo o no, ello implica la convivencia de ambas, convivencia en una zona, y convivencia en una agencia también… y en alguna MLS tampoco lo tienen muy claro.

    No estoy hablando solo de la exclusiva, o de los honorarios. En un post anterior he señalado algunas contradicciones. Hay más. ¿Tenemos que estar presentes cuando un colega traiga su cliente a ver nuestra propiedad? ¿Puede un agente de un comprador preguntar a mi cliente vendedor por qué vende la propiedad y si bajaría? ¿Puede un agente contactar al cliente de otro cuando el contrato de exclusiva esté próximo a su vencimiento? ¿Basta con enseñar la propiedad, o incluso informar telefónicamente, para tener derecho a honorarios? ¿Está obligado un agente a presentar todas las ofertas o puede ocultar una mejor que la que él mismo ha hecho y de la que obtendrá el 100% de honorarios? ¿Quien anuncia y quien no… incluyendo los carteles de se vende? ¿A quien apuntan los anuncios en la web de la propia asociación? Cada una de estas cosas se puede contestar desde el punto de vista de una de estas dos formas de trabajar, de entender la profesión, que siguen conviviendo entre nosotros.

    Se nos están planteando problemas de convivencia, y es normal. Tenemos que esforzarnos por resolverlos sin acusaciones, sin descalificaciones, sin meternos los dedos en los ojos… Hay muchas maneras de ver estas cosas. Si somos muy estrictos acabaremos convertidos en un Club de Prestigio. ¿Es eso lo que queremos?

    De todas estas cosas hablaremos mañana, los que queráis hablar. Hablemos.

  6. IGNACIO LOPEZ REBOLLAR
    12 marzo 2014 at 12:31

    Como siempre hay que felicitar a Fernando García Erviti, por sus sabias palabras en torno a la colaboración, las MLS’s, y la forma que tienen los profesionales de plantear los temas de colaboración.

    Nos marca el camino, nos avisa de lo que puede pasar el día que seamos poderosos, de momentos estamos desarrollando un sistema, que lo que hace es mejorar las expectativas de nuestros clientes y de nuestras empresas.

    ¿Cuándo puede este desarrollo, empezar a ser perjudicial para nuestra sociedad, para nuestro mercado y también para nosotros mismos? Quizá cuando tengamos una cuota de mercado importante, cuando las MLS’s tengan una cuota de mercado superior al setenta por ciento, que pueda la administración considerar que son un oligopolio, de momento estamos muy lejos de ello. Y entiendo que lo que tenemos que hacer es perseverar en nuestra propia regulación, estableciendo condiciones que beneficien a nuestros clientes.

    Si no vamos por ese camino, si no establecemos una fórmula de colaboración que permita establecer y desarrollar un sistema, vamos a tardar años en conseguir que la colaboración sea el ochenta por ciento de las transacciones, como sucede en los sitios a los que miramos, como el mercado de USA y el de Canadá, tanto o más desarrollado. Cuando lleguemos a este punto, en el que se nos pueda considerar un oligopolio, entonces estaremos obligados a eliminar todas las normativas que marquen precios o formas de trabajo.

    Actualmente representamos un porcentaje pequeño, en Santander (no en toda Cantabria) estamos pensando que pueden llegar a ser un cuarenta por ciento las operaciones que se realizan con el sistema Afilia, quizá el resto de los colegas hagan un veinte por ciento y los particulares otro cuarenta por ciento. ¿Dónde está el problema para los particulares? ¿Cuál es el sufrimiento del resto de los colegas? Actualmente no representamos ningún problema para el libre funcionamiento del mercado, al revés es uno de los mercados inmobiliarios más dinámicos y desarrollados.

    Fernando propone al final de su escrito cinco preguntas que sirven para dinamizar nuestro sector:

     ¿Debemos hoy imponer honorarios mínimos?

    Creo que la pregunta adecuada es ¿Los honorarios mínimos son imprescindibles para poder iniciar y desarrollar un sistema de colaboración?

    ¿Podemos obligar a que la gente trabaje en exclusiva?

    En este caso entiendo que la pregunta se puede dividir en varias ¿El sistema de colaboración se desarrolla rápido trabajando de las dos formas, con y sin exclusiva? ¿Es obligatorio participar en un sistema que exige que sus miembros trabajen es exclusiva?

    ¿Podemos controlar que los precios a los que se capte sean sensatos?

    ¿Se va a ganar la vida el que no capte en precios de mercado? ¿Tenemos que reñir al que no capte en precios competitivos? ¿Vamos a colaborar para vender en precios que los compradores no aceptan?

    ¿Podemos cooperar sin asegurarnos de que los honorarios sean aceptables, si se capta sin exclusiva, si los precios están claramente fuera de mercado?

    ¿Estamos dispuestos a perder dinero para que la colaboración, o para que otras empresas funcionen?

    ¿Podemos dejar pasar esta gran oportunidad de impulsar a nuestro colectivo hacia formas de trabajo que permitan un servicio serio y profesional?

    Ya lo decía Bob Dylan “la respuesta está en el viento”, ven a la reunión de la FAI, y verás de donde viene el viento y quizá consigas que te lleve.

  7. 12 marzo 2014 at 16:07

    Las normas de las asociaciones no es tanto una cuestión de lo que es o debería ser. Me parece que hay un punto de partida, que es el legitimo, el que se pacta entre todos. Si el punto de partida es objetivo, calibrado, proporcionado. Pues es muy posible que la propuesta triunfe o no si equivocamos el camino, el momento y las personas.  Entonces, acierte o no la propuesta, cuando ha pasado un tiempo,  es cuando empezamos a filosofar sobre los orígenes, si eran justos, éticos, legales. Bueno, legales creo que si, aunque sobre esto hay personas más estudiosas en la materia  y ahí, en las cuestiones de legalidad me cuesta más dar una opinión actualmente.

    En cuanto a si se debe hacer una cosa o otra, pues creo que también el paso del tiempo cambia, en algunas cosas, el punto de vista. y lo que ahora puede parecer menos justo o acertado,  pudo ser la mejor solución en aquel momento y no digo nada si lo miramos dentro de diez o quince años.

    Lo que si me ha resultado más complejo en ACEGI  es el cambio de las condiciones de partida o las  nuevas normas a mitad de partido. Que creo que son legítimas, porque son apoyadas por la mayoría,  pero que finalmente el acierto o no viene muy determinado por el resultado de las modificaciones y esto no se puede medir hasta que se ponen en práctica.  Habrá, entonces, una vez aprobadas las modificaciones poner unos puntos de control que puedan hacer rectificar el camino si nos equivocamos y comprender, también entre todos,  que los caminos se exploran y si no son buenos se desandan. deshacer cosas es costoso pero inevitable cuando no somos expertos. Mucho mejor corregir que prolongar laagoníaa de las equivocaciones, creo yo.

    Y hablo de ACEGI y algunos  cambios en el reglamento, inevitables los cambios, somos humanos y nos gusta mejorar. Los cambios traen descontento de algunas empresas que pueden tomar medidas, incluso no seguir formando parte  de esta o aquella asociación, y supongo que casos similares habrán ocurrido en otras asociaciones.

    Pero algo si me parece importante. Las propuestas que hagamos en las asociaciones para modificar las normas, es responsabilidad de sus gestores que sean o no un acierto y saber conseguir la comprensión del resto de asociados, por lo menos de la mayoría.

    Las asociaciones deben ser participativas de verdad y  las equivocaciones y los aciertos sean responsabilidad de la mayor parte de los asociados y no solo de sus gestores.

    Otra responsabilidad de todos, es volver al camino, estamos en el mercado y nos convierte entendernos, Hagamos siempre lo posible por dejar puertas abiertas para que en nuestras asociaciones se puedan integrar todos los profesionales. NO sólo los que nos parezcan de diez para arriba.

    Creo que un error que estamos corrigiendo en muchas asociaciones, aunque creo que ACEGI no lo ha cometido mucho, pero seguro que también. Es confundir las asociaciones y los MLS con redes Inmobiliarias. y esto no es así, en los MLS y las Asociaciones tiene que haber pluralidad, cuanta más mejor. Bases comunes muy anchas que permitan sistemas de trabajo diferentes, que cada empresa pueda labrar su propio modelo de negocio sin encorsetar en normas estrictas que no permitan la variedad.

    Por ejemplo asociaciones que obligan a un contrato literal y único de encargo de venta, Esto no me parece bueno acordemos los tres puntos básicos que tiene que tener cada contrato y demos libertad para la redacción  y el resto de cosas que se puedan pactar. Pidamos también responsabilidad y sentido común en el uso de esta libertad.

    Sin embargo hoy en dia me parece inevitable, sólo es una opinión, que en el MLS esté fijado un plazo mínimo de tiempo para el contrato con el cliente y que este sea en exclusiva, y como no, por lo menos la cantidad de dinero que se debe entregar a la agencia que nos aporte un comprador. en fin sólo tres cosas 🙂

    Bueno algunas más como la obligación de cumplir cuestiones legales, que son obligaciones, pero que es bueno escrbir en el reglamento.

    Y la controvertida de cuanto tiempo debo respetar o no a un comprador aportado por otra agencia inmobiliaria 🙂

     

     

  8. Fernando Garcí­a Erviti
    12 marzo 2014 at 16:45

    Afortunadamente, creo, a todos nos unen cosas muy poderosas: creemos en la cooperación y queremos llegar a una situación en un momento del futuro, en el que la mayor parte posible de los profesionales de nuestra zona compartan con naturalidad y de forma prioritaria la mayor parte de sus operaciones.

    Tenemos la suerte de tener un modelo que, aunque no sea perfecto, aunque no esté exento de evolución y de tensiones internas, aunque se refiera a un mercado diferente al nuestro… al fin es un modelo que funciona y nos puede servir de guía.

    Tenemos también la suerte de que algunos pioneros se han puesto en marcha y, con mucho esfuerzo personal, han ido abriendo camino al andar… Está en nuestra mano que no queden en meras estelas en la mar…

    Pero hay distintas maneras de llegar a ese lugar en el que a todos nos gustaría estar en el futuro. Ningún camino está libre de tensiones y amenazas, y hay tantas opiniones como ombligos.

    Si queremos trabajar juntos necesitamos tener una cultura común, unas bases y principios generalmente aceptados por todos, a los que recurrir cada vez que tengamos que decidir por qué camino tirar. Tienen que ser principios básicos: cualquier cultura actual debe permitir la diversidad, la diferenciación, la competencia, la investigación, la innovación… Y tienen que ser principios bien elegidos, porque la convivencia exige normas, la vida es elegir y, aunque a veces sea sea doloroso, hay que aprender a decir NO.

    Me alegra mucho que esta reunión se produzca. Espero que sirve para aumentar nuestra cultura común, y que nos facilite esos principios elementales que nos ayudarán a tomar nuestras decisiones futuras, y conseguir que más profesionales compartan más y más de sus operaciones.

  9. 12 marzo 2014 at 22:10

    Cosas que me preocupan:

    -cómo establecer normas simples que permitan a muchos darse cuenta, en la práctica, que es mejor trabajar sólo en exclusiva, que los honorarios deben ser atractivos para el agente del comprador, que no somos policias,…

    -cómo llegar a una cultura y a un lenguaje común antes de que se produzca un nuevo cambio de ciclo que ponga en peligro lo mucho que hemos avanzado.

  10. Fernando Garcí­a Erviti
    13 marzo 2014 at 11:44

    Exactamente Sergi, sobre todo en lo primero. En lo segundo, yo pienso que internet no va a permitir la marcha atrás, pero puede que me equivoque, y sería triste…

  11. 19 marzo 2014 at 7:38

    Estoy de acuerdo con Sergi. Creo que no hemos sacado todo el provecho a esta crisis en cuanto a implantar definitivamente otra cultura de negocio. Supongo que en cierta medida por la enorme atomizado de nuestro sector.

  12. Dolorez Gutierrez
    21 abril 2014 at 16:27

    Ruth acabo de leer tu escrito y no solo me has emocionado sino que me has dado fuerza y motivacion para seguir luchando y cooperando para que la MLS que nacio hace un año y medio siga viva y unida! Muchas gracias Ruth eres formidable!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *