Yes, we can!

Kennedy sorprendió al mundo anunciando que en unos años el hombre pisaría la luna. Los ingenieros le dijeron “pero señor presidente, no sabemos cómo llegar a la luna, menos aún como mandar una persona allí”. Y Kennedy les dijo, “si no nos lo proponemos  nunca llegaremos a saber cómo hacerlo”. Si quieres, puedes.

El otro día Obama hizo su último mensaje de Navidad desde La Casa Blanca, y en un terrible hilo de internet en el que hubo que escuchar comentarios insultantes que reflejan la terrible división en la que se encuentra ese país, seguramente única en la historia desde su guerra civil, hubo muchos que subrayaron el estilo y la “gracia” o educación o simpatía de esta pareja, que se había perdido desde Kennedy, y que ahora se pierde de nuevo, en un abismo de grosería.

A un buen amigo mío le contó Valentín Fuster, considerado como el máximo especialista mundial en cardiología, que le llamó Obama. Le planteó cómo se podría en sus cuatro años de mandato reducir a la mitad el número de muertes anuales por infarto. Fuster le dijo: “pero eso es imposible”. Obama le respondió “¿qué podríamos conseguir si quisésemos?”.

Finalmente consiguieron reducir el número de muertes instalando equipos de resucitacion en lugares públicos, pero no ha conseguido sacar adelante su Obama Care, su sistema de Sanidad Pública. Y es que la sociedad no ha querido, el sistema político no ha querido, el Congreso no ha querido, los intereses económicos no han querido, las compañías de seguros no han querido…

Los inmobiliarios tenemos mucha suerte: podemos actuar como Kennedy. Basta con que nosotros queramos para que sea posible.

En muchas ocasiones he escuchado: “pero esto no es posible; en mi ciudad esto no se hace, en mi mercado esto no se puedo, los clientes no quieren, nuestra cultura es diferente…” Son todo pretextos, naturalmente; lo que pasa es que no queremos.

El cambio nos aterra. Preferimos no arriesgarnos al fracaso aunque ello nos impida el éxito. No estamos dispuestos a adquirir compromisos y responsabilidades… La cooperación es imposible, la exclusiva es imposible, defender los intereses de tu cliente por encima de los tuyos es hipocresía, la ética es utopía…

Lo cierto es que nuestro mercado, como la sociedad de Kennedy, está muy predispuesta a lo nuevo, a lo diferente, al cambio, y si realmente queremos cambiar nos apoyará. “¿Qué podríamos conseguir si quisiésemos?” La respuesta es: seguramente todo. ¿Queremos?

Compartelo!

7 comments for “Yes, we can!

  1. 23 Enero 2017 at 12:52

    Vamos!!!

  2. Cesar Villasante
    6 Febrero 2017 at 14:51

    Pueden los que quieren, en efecto.
    Ya hay numerosos casos de inmobiliarios que sólo trabajan con exclusiva compartida, que han empujado un proyecto de cooperación en su zona, que han grabado a fuego entre los comerciales el código ético, que invierten más en su propia marca y en su propia web que en portales de otros,…
    Afortunadamente no es necesario soñar o pedir lo imposible, basta con fijarse en quien ya lo hace.

  3. 14 Febrero 2017 at 9:45

    Si queremos podermos!

  4. 22 Febrero 2017 at 18:29

    Hemos avanzado mucho en los últimos años. Ya no vemos a la competencia como tal, cada vez estamos más y mejor formados y estamos mejorando mucho respecto al consumidor final. Considero que se debería fomentar la unión de todas las MLS que existen en España para tener más fuerza y poder así realizar proyectos que beneficien al inmobiliario. Queremos y podemos. Sólo nos falta un pequeño empujón. Saludos

  5. Fernando García Erviti
    25 Febrero 2017 at 10:55

    Una MLS tiene un objetivo concreto: facilitar la realización de operaciones compartidas publicando ofertas de compensación económica para quien aporte un comprador para una propiedad. Punto. Unir las MLS supondrá crear un trasto innecesariamente grande…

  6. 27 Febrero 2017 at 0:17

    Yo no digo unir las MLS, me he expresado mal. Lo que considero es que se podían crear acuerdos para hacer más fuerza para regular y dignificar el sector, y para llevar proyectos beneficiosos para los inmobiliarios y el cliente final.

  7. Fernando Garcí­a Erviti
    3 Marzo 2017 at 12:29

    Eso qué duda cabe. Necesitamos Una Voz Única que hable en nombre de los profesionales inmobiliarios, no solo de sus intereses sino del de sus clientes también, y que transmita a los poderes públicos lo que sea necesario para hacer que los mercado estén mejor regulados y los consumidores estén más protegidos mejor asesorados cuando necesiten comprar o vender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *