Puerta acorazada versus alarma: Cómo proteger tu inversión inmobiliaria de los ocupas

Uno de los problemas que nos estamos encontrando actualmente los inversores inmobiliarios es el de cómo proteger nuestras inversiones inmobiliarias durante el plazo que transcurre desde que nos hacemos con el piso hasta el momento en el que lo vendemos o alquilamos.
Durante ese tiempo, al estar el piso desocupado, nuestro piso está expuesto a ser ocupado ilegalmente por los temibles ocupas, a los que alguien informa inmediatamente de la existencia de esos pisos vacíos. Además están todos muy bien asesorado por diversas plataformas, conociendo al dedillo todos los trucos y cuales son sus “derechos”, y a los que además luego defienden gratuitamente en el caso de tener que meterte en un pleito legal con ellos.
Desde mi punto de vista son dos las medidas que se pueden tomar para conseguir librarte de esa plaga.
1.- La primera sería colocar inmediatamente una puerta acorazada de máxima seguridad. Hoy en día hay en el mercado muy buenas puertas que te garantizan que son casi “inexpugnables”. No es ninguna broma porque son caras, pero yo creo que es una buena inversión ya que si consiguen colarse ocupas en tu casa, al final el quebranto económico será mucho mayor: abogado y procurador, no se sabe cuántos meses de tiempo y finalmente habrá que ver en qué estado te dejan la casa. Total que más vale prevenir que curar.
2.- La segunda opción sería colocar una alarma de una buena empresa y de las que está conectada con la policía, de modo que si hay una intrusión te avisan inmediatamente y en 10 minutos tienes a la policía en tu vivienda ocupándose de echar a los ocupas que han intentado colarse.
Esas alarmas tienen además baterías con un año de autonomía por si a los asaltantes se les ocurre cortar la luz. Otra ventaja de éste sistema es que al estar la vivienda protegida por una alarma e intervenir la policía, a los ocupas se les acusa de allanamiento de morada, de ocupación ilegal y de robo, con lo que ya se tipifica como un delito mucho más grave. Es por ello que la existencia de una alarma tiene un carácter disuasorio muy alto.
3.- La última opción, para los muy precavidos o para las viviendas con un alto riesgo, es combinar ambas opciones, poner una buena puerta y además instalar una buena alarma. Con ello nuestro piso quedará realmente blindado contra los ocupas y nosotros podremos dormir tranquilos.
Pero ¿qué podemos hacer si no hemos sido suficientemente previsores y se nos han colado ocupas en nuestra vivienda?
Pues, no nos va a quedar más remedio que acudir a la Justicia.
Para ello hay dos vías distintas, una es la vía que adoptan la mayoría de los bancos a los que ocupan sus viviendas y es la vía Penal. Para mí es un error pues éste tipo de demandas acaba en numerosas ocasiones en vía muerta, puesto que los ocupan se saben todas las triquiñuelas para alargar el asunto o para hacer que al final no haya suficientes pruebas contra ellos.
Yo soy mucho más partidaria de poner la demanda por la vía Civil, que si bien es cierto que tienes que pagar una tasa de 150 € por poner la demanda y en teoría es algo más lenta, en la práctica es mucho más eficaz y en la mayoría de los casos acaba siendo más corta.

Compartelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *