Oportunistas, charlatanes, y profesionales

Hay un negocio inmobiliario que consiste en ofrecer a personas que trabajan desde casa -preferentemente parados de larga duración- una herramienta que permite rastrear en los portales inmobiliarios (con la colaboración necesaria de estos, por cierto), los inmuebles en venta por particulares, de los que se consigue ficha y fotos, además del número de teléfono del propietario, y publicarlos automáticamente a continuación como propios en los mismos portales. Sin má esfuerzo. La estrategia tiene sentido. Se trata de ver si suena la flauta, pica un comprador y entonces llamamos al vendedor que, lógicamente, no se negará a explorar la oportunidad de recibir una oferta. Puro oportunismo. Hay otro negocio inmobiliario que basa su sistema de éxito en formar a sus comerciales para que empiezan la conversación del siguiente modo: "si usted fuera mi madre -se supone que hablan como una pobre vieja ignorante- no vendería en este momento", para pasar a continuación a argumentar que la única opción para vender en este mercado, dominado por compradores, es malvender. También funciona. Y después hay otra versión del negocio inmobiliario, que consiste en comprometerse con el vendedor o el comprador en hacer un esfuerzo real y contrastado de marketing y comercialización con el fin de defender sus intereses, como vendedor o comprador. Si alguien piensa que todos los modelos de negocio funcionan, es cierto. Si piensa que todos los modelos de negocios son válidos para el futuro de la profesión, se equivocan. Hay profesionales, charlatanes y oportunistas. Y hay que elegir. ¿Cuál es tu opción?

Compartelo!

5 comments for “Oportunistas, charlatanes, y profesionales

  1. 9 diciembre 2013 at 8:08

    Dionisio, cuanta razón tienes. Por desgracia nuestro sector viene de un "todo vale" a un trabajo serio, y hay muchos que trabajan con técnicas poco éticas. Hace algunos años, los clientes nos compraban inmuebles sin dedicar apenas esfuerzo por nuestra parte, hoy somos nosotros quienes buscamos compradores, y eso requiere de profesionalidad y formación continua. 

  2. Fernando Garcí­a Erviti
    9 diciembre 2013 at 10:19

    Hay que ofrecer cosas que ellos no sepan o quieran o puedan hacer. La picaresca siempre va a funcionar, y siempre habrá gente que caiga en ella. El timo de la estampita siempre funcionará porque siempre habrá gente que quiera ser más lista, gente que se quiera ahorrar y acabará pagando doble.

    No creo que sea algo que nos obligue: siempre habrá mercado para todo. Cada uno elige.

    Lo que sí es cierto es que nos puede salpicar la mala imagen. Es importante dejar muy claro lo que hacemos. Pero tenemos que asegurarnos de que hacemos algo más que poner cuatro anuncios y bajar los precios a derribo. Para eso los particulares se bastan y se sobran.

  3. 9 diciembre 2013 at 12:54

    Muy cierto, lo que dices Dionisio Y totalmente de acuerdo contigo Fernando, el mayor problema es la imagen que se ha generado de los que trabajan en el sector inmobiliario.

    Actualmente me encuentro que mucha de la gente compradores y/o vendedores hacen todo lo posible por no acudir a un profesional hasta que no tienen otra opcion porque siente que estan perdiendo dinero. Es importante demostrarle a ellos que los verdaderos profesionales hacen más cosas por ello de las que creen, y que no estan perdiendo dinero.

    Siempre es dificil cambiar una mala reputación, pero en ello debemos trabajar y aunque parezca dificil de enteder, esta crisis es un gran oportunidad de cambiar el sector y profesionalizarlo.

    Julio Cainzos – CoFundador 

    http://www.Sugieremecasa.com

     

  4. 10 diciembre 2013 at 10:44

    Aunque es cierto lo que decía Deng Xiao Ping ("¿gato blanco o gato negro?: da igual si caza ratones") la realidad es que no todos los modelos de negocio proyectan la misma imagen profesional del sector inmobiliario. Durante muchos años, la institucionalización de la profesión mediante la colegiación obligatoria, le dió una pátina de respetabilidad, aunque no todos los APIS estuvieran a la altura. Con la desregulación, se ha convertido en una necesidad vital para mejorar la imagen del sector la capacidad de aportar auténtico valor añadido al trabajo de los Agentes. A eso contribuyen a mi entender, entre otras, iniciativas como la introducción de las designaciones americanas o las estructuras de cooperación tipo MLS.

  5. Fgerviti
    10 diciembre 2013 at 23:38

    Internet y las nuevas tecnologías en general nos dejan a todos un poco con el culo al aire. Un nuevo paradigma que ha hecho desaparecer a muchas profesiones y muchos negocios, algunos tan importantes como las editoriales y la música… Las agencias de viajes… Muchos comercios… Usted que sabe hacer que no pueda yo hacer con estos deditos y un ordenador. Tomemoslo como un reto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *