Benditas PropTech

Yo recuerdo cuando había empresas que vivían de vender anuncios por palabras, de cualquier tipo. Si querías poner un anuncio por palabras en ABC, ya fuera para poner una esquela, vender un piso o lo que fuera, acudías a esas empresas y contratabas con ellas. Con la aparición de internet fueron muchos los que pronosticaron la muerte de la profesión inmobiliaria, incluyendo gente tan inteligente y visionaria como Bill Gates, que incluso puso una fecha para el obituario: 2005. En realidad lo que desaparecieron fueron esas empresas de anuncios, y también los anuncios por palabras y casi los periódicos.

En realidad lo que desaparece es la necesidad de ciertos servicios pero otros no, y lo que mueren son las profesiones que prestan esos servicios que internet hace de forma más eficaz o más barata.

Si te dedicas a prestar esos servicios que las PropTech anuncian, estás perdido. ¿Hasta dónde llegan, y hasta dónde pueden llegar? Pero el problema no es lo que hacen ellas, sino lo que haces tu.

Si lo que haces es captar desconocidos a los que haces un estudio de mercado sacando la media de lo que se pide en los portales, dar unos consejos enlatados, hacer unas fotos, y poner unos anuncios en una serie de portales al precio que te digan, entonces tienes motivos para sentirte amenazado. Eres una de esas empresas de anuncios por palabras y poco más.

Si prestas otro tipo de servicios a gente que confía en ti, por tu prestigio y porque te conocen de hace tiempo o por recomendaciones, y te consideran su asesor durante todo el proceso, entonces no tienes motivos para sentirte amenazado.

La profesión inmobiliaria en realidad cubre un amplio abanico de modelos de negocio y servicios, que se corresponde a un amplio abanico de clientes, de distinto tipo, con distintas necesidades y valores. Las PropTech se dirigen a un sector de clientela altamente motivado por el precio, y dispuesto a asumir personalmente una serie de trabajos y de riesgos, y prestan una serie de servicios limitados, sin garantías, pero eso sí económicos. En realidad se van a los nichos más duros del mercado y van a expulsar de ellos a las inmobiliarias especializadas en servicios de baja calidad, que peor imagen dan a gente que no se comprometen, gente que no las aprecia y que recibe con los brazos abiertos cualquier cosa con tal de que sea barata.

Vienen a limpiar esa parte de la ciudad que da problemas y causa mala imagen para todos los demás. Hay que darles la bienvenida.

Compartelo!

Post navigation

3 comments for “Benditas PropTech

  1. 28 Julio 2017 at 21:47

    Esto es así, has definido muy bien las dos categorías. Somos y seremos imprescindibles para la Comunidad siempre y cuando prestemos un servicio diferenciado y personal.

  2. Fernando Garcí­a Erviti
    30 Julio 2017 at 10:28

    Las nuevas tecnologías han provocado cambios profundos en la sociedad. Los servicios que se requieren y la forma de presentarlos hoy son muy diferentes. Unos los pueden asumir los «robots» a distancia, otros no. Hay ciertas inmobiliarias que han reaccionado y ha adoptado una forma nueva de ver y realizar su trabajo, otras no. Cuando discutimos si esos «robots» van a amenazar o no a la «profesión» estamos hablando como si todos fueran iguales y eso es un error. Esos robots bota afectarán a algunos pero a otros no. No podemos evitar que esos robots aparezcan, pero si que podemos cambiar nuestra forma de trabajo, si vemos que lo que hacemos será sustituido fácilmente por los robots, que lo harán más eficiente y más barato. ¿Sigues viviendo de anunciar muchas propiedades de las que no tienes exclusiva, que no trabajas con intensidad, de propietarios sin compromiso…? Si sientes que los robots amenazan tu negocio, cambia: Estas a tiempo de poner los medios.

  3. Cesar Villasante
    31 Julio 2017 at 10:46

    Unas proptech ofrecen servicios a particulares y otras ofrecen soluciones a empresas.
    Son bienvenidas todas, porque la tecnología, al menos por definición, permite crear herramientas que mejoran nuestra calidad de vida.
    Los particulares que antes no valoraban los servicios profesionales, seguirán intentando hacer las cosas por su cuenta.
    Y los profesionales inmobiliarios, ahora cuentan con más recursos para mejorar el servicio, utilizando herramientas a las que no tienen fácil acceso los particulares, bien por cuestiones económicas (fees, licencias), conocimientos o tiempo.
    Seguirá habiendo clientela que confie en personas cualificadas, asi como habrá quien quiera correr riesgos para intentar ahorrarse unos euros.
    Esto si que no es nada nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *