Autor: Ainhoa Ceberio

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. En los inicios profesionales comencé como redactora en Diario 16, colaboradora de El Mundo y revistas especializadas. Emigre a Australia, con un sabor amargo tras vivir la decadencia de uno de los Medios de Comunicación más relevantes de la democracia, mi querida redacción de Diario 16. En Australia, trabajé haciendo de cais todo, camarera, Nany, profesora de español y me presenté a unas oposiciones como periodista en el Ente público de Radio Televisión SBS en Melburne. Una radio multicultural, donde aprendí a convivir con un centenar de nacionalidades y más de 45 lenguas. Fue un proyecto apasionante. A mi regreso a España en 1988 ( una decisión dolorosa pero que tuve que tomar si no quería desprenderme de mis lazos familiares) decido continuar mi experiencia en el campo de la Comunicación de empresa en el prestigioso Estudio de Comunicación (Marketing, Creación de Imagen, Formación de Portavoces, Plan de Crisis, acciones de marketing, etc). Reconozco que el puesto me quedaba demasiado grande para una joven asustada recien llegada a una España, que veía con la mirada crítica de quien ha visto mundo y disfrutado de las ventajas de otra cultura más desarrollada, más coherente y con una mejor calidad de vida. Desorientada de mi ciudad natal, me instalo en Santander para formar una familia, que se coló sin pedir permiso, pero que me alegro el alma desde el momento que supe que estaba embarazada. Sin dejar mi vida profesional, afronté ese gran reto de ser madre y esposa. Mis hechos más recientes son al frente de la dirección y reclutamiento de agentes en RE/MAX Bahía. Aprendí a conocer una nueva profesión, apasionante y pude fortalecerlo con mi experiencia en comunicación. Es una buena combinación que dió sus frutos en la formación, junto a un grupo de seis empresarios, de la primera Red de Colaboración Inmobiliaria en Cantabria. AFILIA Inmobiliarias. Desde aquí agradezco lo mucho que me enseñaron Javier San José de la Escuela de RE/MAX, Iñigo González de RE/MAX Gran Vía y posteriormente Aitor, así como las reuniones que mantuvimos la zona norte. Estoy orgullosa de ver el cambio que entre todos estamos consiguiendo para que el día de mañana, el agente inmobiliario sea una profesión de prestigio. Mi estado de anímo es que siento que sólo he empezado.